Entrevistas

Amparo Pernichi, IU: “Cuando la mujer se independice emocionalmente, despegará”

Amparo, es un ejemplo de mujer coraje, nacida en Barcelona en 1968, estudió Ingeniería Técnica de Obras Públicas, en la Universidad Politécnica de Madrid, es a día de hoy Delegada de Medio Ambiente e Infraestructuras de la ciudad de Córdoba, por IU. Es sin duda, una de las mujeres más importante de la política cordobesa, así como una activista incansable, una de esas personas, por las que el mundo sigue conservando ápices de esperanza dentro de su tan denostada clase política. Independientemente de la ideología de cada una, siempre es un placer poder contar con su opinión. Hoy ha concedido esta entrevista para Mescénico.

¿Qué es para ti el feminismo?

Una revolución pacífica, de hecho, la mayor revolución que está en marcha ahora mismo bajo mi punto de vista, es global, va contra el sistema patriarcal y directamente ataca a sus pilares para generar igualdad y justicia.

Dentro de tu ámbito como política, ¿qué trabajo crees que queda por hacer desde las instituciones en pro de la lucha feminista?

Pues para empezar se precisa formación de feminismo en las instituciones en general, desde la parte política a la parte técnica. Además, yo estoy en una Delegación en la que en infraestructuras el 99% son hombres, porque hacemos el mantenimiento de la ciudad, por lo cual, a veces es doblemente complicado y yo sé que además sí que nos miran de manera diferente. Que su jefa sea una mujer, y que la segunda jefa, que es la Directora General también lo sea, pues no deja de atacar directamente a los resortes más machistas. Pero se precisa un plan transversal de género que impulse medidas 135 que aprobamos el día 7 de febrero, por ejemplo, que realmente se implementen con presupuestos detrás, pero todo eso si no hay una formación ni convicción de voluntad de esas mujeres desde arriba hasta abajo, es muy difícil. Hasta que no normalicemos el feminismo en las instituciones va a haber que introducirlo como quiera que sea

Ligando la siguiente pegunta con esta respuesta, Octavio Salazar plantea; que no solamente hay que “feminizar” la política y eso no sólo pasa por llenar de mujeres las instituciones, sino “despatriarcalizarlas”…

Efectivamente, aunque bueno, son dos cosas distintas, yo abogo porque evidentemente las mujeres llenen esa cuota de poder, eso por encima de todo. Porque a los hombres no se les cuestiona si son machistas o feministas cuando llegan al poder. Yo no voy a cuestionar a una mujer que llega al poder si tiene un comportamiento machista, y si lo hago, precisamente es apelando a eso. Otra cosa distinta es que lo que queremos es que las mujeres y los hombres que lleguen al poder fueran feministas.

¿Qué tipo de acciones o qué márgenes de acciones efectivas se quedan por hacer desde los ayuntamientos?

Muchas. Las acciones por ejemplo es este plan transversal de género que yo os comentaba se tocan todos los palos, incluido el urbanismo. El urbanismo con enfoque de género, enfoque de uso, el que tiene en cuenta la vida reproductiva y productiva de la mujer, el que se consulta a la ciudadanía antes de diseñarse, etc. Todo esto forma parte de una tendencia muy importante con mucha calada ahora mismo y que es el urbanismo de género, el que cuida a las personas y el que hace una ciudad cuidadora. Esta parte es una, pero además de eso en los pliegos de condiciones y contratación, sobre todo resaltando esta última con los sectores que están más masculinizados, véase la construcción, en la propia estructura de la administración porque si revisamos los cargos de confianza, es dramático, es verdad que algunos partidos políticos sí cuidamos la cuota y sí que tenemos listas cremallera, pero luego cuando elegimos los cargos de confianza, pareciera que no encontramos bien que las mujeres que pudieran desempeñar esos cargos.

Desde la parte política y la parte directiva ya hay muchas carencias, por supuesto en la parte técnica es verdad que hace falta que exista una oferta de empleo que favorezca la contratación de mujeres, pero yo creo que deberíamos estar encontrando esa forma, porque es evidente que una parte de la independencia para las mujeres y que hace que no tengan que depender económicamente de sus parejas es encontrar un trabajo, desde luego no hay trabajo más digno que el trabajo público, eso seguro, ese sí está garantizado.

Hay que trabajar en todos lo ámbitos, desde la contratación, hasta el propio urbanismo, la estructura de poder y aquellos que mueven los hilos y yo creo que no es tan importante hacer delegaciones de igualdad, como hacer realmente transversal y eje prioritario la igualdad de género, que no es lo mismo, ya que hay veces que la Delegación de Igualdad es lo mismo que la Delegación de Infraestructura, y al final se queda en un departamento estanco. Por eso creo que es muy importante que en las instituciones tuvieran departamentos que por supuesto cuidaran la parte feminista, la parte medioambiental y la parte de participación, y que eso fuera en cada uno de los que se presentan en las instituciones crítico, es decir: sin participación no hay proyecto, sin feminismo no hay proyecto y sin ambientalismo no hay proyecto. Y si esto siempre se planteara supondría una transversalidad real.

¿Consideras que es importante una educación sexual y sentimental para los jóvenes?

Por supuesto, sin duda, tengo un hijo y una hija de 21 y 23 años. Y esa edad difícil ya la hemos pasado, ahora estamos en otra un poco más dulce y más tranquila y estoy muy orgullosa de mis hijos. Pero es cierta, esa educación sentimental es sensacional, tan importante como la sexual. Yo siempre digo que las mujeres cuando nos independicemos emocionalmente yo creo que vamos a despegar definitivamente. Se sigue creyendo en el amor romántico, creo que incluso hay cierta involución. Yo tengo 51 años y he visto en la gente joven cosas que nosotras no permitíamos, es verdad que nosotras vivimos una época muy dulce cuando éramos jóvenes, pensábamos que todas y todos éramos iguales y nos engañaron bastante, ya que cuando entramos en el mundo de la pareja luego ya… fue otra cosa. Pero en esa juventud sí que nos parecía que empezábamos a ganar paso, pero en la juventud de ahora veo una resignación y poca capacidad de lucha, es verdad que el 8M del año pasado demostró que no era así, así que seguramente que la que está equivocada debo ser yo y estaré encanta de estar equivocada.

En relación a esta última pregunta, ¿estarías a favor de incluir una asignatura de feminismo en la EP y la ESO?

 Por supuesto, el feminismo es educar en valores, nunca me lo he planteado como asignatura, pero sería un reto a conseguir, entendiéndola como esa educación en valores totalmente necesaria, para que nos formemos desde la escuela también, porque yo que he trabajado en algún instituto y en la universidad también, y en algunos temas de género, al final es como lo que hablábamos antes de las instituciones, es como rellenar eso que hay que cumplir, pero que sin embargo no forme parte de algo que esté dentro del currículum educativo, como algo necesario y valorable, me parece realmente oportuno.

¿Se puede ser feminista y de derechas?

Yo creo que no, pero esa es la forma de entender el feminismo que tenemos la gente de izquierdas. El feminismo va contra el patriarcado y este es el primo o el hermano del capitalismo. Sin capitalismo no hay patriarcado y sin patriarcado se resquebraja el sistema capitalista. Entiendo que un sistema que en el que se precise que haya muchas personas que no cobren porque los cuidados alguien los tiene que realizar, y eso que ahora no se cobra y que cae en las mujeres, es un pilar básico que destrozaría el sistema capitalista. Decir patriarcado y decir capitalismo en mi opinión es prácticamente lo mismo.

Algunos se consideran de izquierdas, y ponen en cuestión al feminismo, ya que consideran que no es transversal porque la única que lo es, consideran, es la lucha de clases. ¿Se puede considerar de izquierdas a alguien que están de acuerdo con la redistribución de la renta, y no en el feminismo?

Bajo mi punto de vista no, pero es cierto que todo eso viene de un planteamiento desde el siglo XIX que no se cambia fácilmente. Pero creo que eso está cambiando poco a poco, a veces porque les obligamos, y porque es políticamente incorrecto decir que no eres feminista. Algo hemos conseguido. Pero es verdad que cuando aprietas un poco los resortes, por ejemplo, que los primeros puestos sean para las mujeres, que esas cuotas de poder se cedan, ya la cosa se resiente más, pero creo que si ahora mismo una persona de izquierdas dice que no es feminista, desde luego debe plantearse lo que está diciendo con la lucha de clases, porque eso es lo que estamos diciendo las feministas. Es una lucha de clases el feminismo, entendiendo el machismo como consecuencia del machismo, creo que deben empezar a leer y a fundamentar, lo que es el feminismo, aprender lo que es.

Además puede ser una lógica torpe, pensar que porque Ana Rosa Quintana apoye el feminismo, éste está formando parte del sistema, creo que hay que leerlo al revés, está siendo lo suficientemente efectivo como para que esas personas que forman parte del espacio público tengan que caer en nuestra lógica, ¿No crees?

Claro, a parte de que hay un tipo de feminismo que se puede llamar liberal, aunque yo no estoy de acuerdo con él y me parece contradictorio, pero tiene mucho que ver con eso: “Vamos a poner medidas correctoras, sin ahondar mucho en las causas”, ese feminismo que practica con tanto arte el PSOE, sin ir más lejos. No es el feminismo en el que yo creo ni en el que creen las mujeres que ponen en tela de juicio el capitalismo y el patriarcado. Pues probablemente, Ana Rosa Quintana, no entenderá el feminismo exactamente como yo, pero bueno, si tenemos una base común algo hacemos.

¿Qué consecuencias puede tener este nuevo 8M, en vistas del discurso empleado por las fuerzas reaccionarias?

Pues me preocupa mucho, porque además el 8M del año pasado, marcó un antes y un después pero a mí en el de este año me gustaría ver aún a más gente. Tengo la sensación de que como el año pasado estaba todo más revolucionado, pero espero que este 8M, responda a toda esa ola reaccionaria tan brutal, mezquina y perversa y le demos un toque de atención. Han hecho algo tan deleznable como programar una contra manifestación en pro de la familia… algo que no entiendo muy bien, no sé qué se les puede mover por la cabeza. Desde luego esta ola reaccionaria nos debería de poner aún más en jaque, y espero que sea así. El año pasado fue un hito y de ahí en adelante espero que todo vaya a más.

El que tiene el diccionario maneja la discusión, el 7 de marzo, Iñaki Gabilondo, llamaba a su última sección en el diario El País: “Yo soy feminazi”, ¿No crees que al final caer en esos términos aunque sea en clave reivindicativa es una forma de cederles terreno?

 A mí no me gusta el término… Pero, ¿tú crees que les damos ventaja con eso? Yo no estoy segura. Claro es que ese término lo inventa la derecha, precisamente para envenenar el discurso, para machacar a las mujeres feministas, para hacer ver que realmente estamos en contra de otra gente, que es lo que intenta hacer la derecha, y que espero que no les salga bien. Pero es verdad que le da alas a ese discurso de ultraderecha, en el que hay gente que se siente realmente cómoda. Pero no me definiría como “feminazi”. Aunque sí es cierto que no te falta razón, en el sentido de que habría que rebatir ese discurso sin duda, independientemente del guiño del artículo de Iñaki, jamás me definiría como “feminazi”, porque creo que pasa algo y es que nos ponen términos y nos roban términos, porque el año pasado hasta los del PP eran feministas… Con lo cuál, el debate estaba en si éramos feministas contra el sistema o colaboradoras con el sistema. Pero es verdad que en el lenguaje se pierden muchas batallas.

La prostitución, ¿Qué consideras que debería hacerse a este respecto?

Bueno yo, y toda IU nos definimos como abolicionistas, pues entendemos que forma parte de esa revolución feminista, no puedo estar de acuerdo en ningún caso como feminista con la trata de mujeres, con los abusos sexuales a mujeres, ni con que se cosifique el cuerpo de las mujeres… Con lo cual no creo en más camino que el abolicionismo.

¿Consideras el feminismo un sujeto, o un agente revolucionario?

Yo entiendo que es un sujeto revolucionario, sin duda. Empecé diciendo que era la revolución más grande que había en este momento, es la única que puede cambiar el mundo. En este momento político me refiero, en el siglo XIX era otra, la clase obrera, pero creo que en este momento, es el feminismo el que está demostrando que puede cambiar el sistema.

Por último, para nuestra sección cultural, y emulando a programas amigos, queremos que nos recomiendes un libro, una película y una serie:

Eso es dificilísimo, yo soy lo peor para pasar por persona culta, se me olvidan todos los autores, todos los nombres de los libros…

Para mí fue una revolución leer Orlando y las olas, de Virginia Woolf, tendría 15 años, pero creo que me cambió

Una serie… a mí me encanta ahora mismo una que es muy burra, que se titula Orange is the New Black, del mundo de las mujeres en la cárcel. Muy burra, pero muy recomendable.

Y una película, Mi vida sin mí, me gustó mucho, tenía que ver con la forma en la que administran los problemas las mujeres. Una chica joven que tiene cáncer y prepara todo para que su muerte sea lo más tranquila posible y para que la vida de la gente a la que más quiere sea lo menos dolorosa posible.

Related posts
Entrevistas

¿A la moda?: Las propuestas independientes de Zarvaje y África del Norte.

Entrevistas

Octavio Salazar: "Es necesario "despatriarcalizar" la vida política"

Suscríbete para mantenerte informado de las últimas noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *