Sociedad

Recursos inhumanos: Las nuevas condiciones de trabajo

Recursos inhumanos: Las nuevas condiciones de trabajo
Recursos inhumanos: Las nuevas condiciones de trabajo
Recursos inhumanos: Las nuevas condiciones de trabajo

Viajar. Conocer. Descubrir. Hoy en día, con los salarios más bajos y las compañías “low cost”, cada vez es más difícil viajar. Por eso, que te ofrezcan viajar gratis y además un trabajo es algo que ilusiona a cualquiera. Seguramente muchos no sientan la necesidad e incluso piense que uno es tonto si se va a encontrar mejor en otro país trabajando. O que incluso sea el más listo de la clase y ya supiese que todo tiene trampa.

Pero ciertas personas, estos datos no lo sabían. Ya que cuando te ves en la necesidad, y repito, NECESIDAD, de viajar a otro país para conseguir algo más que vivir de tu familia, poco miras la letra pequeña de un contrato que a priori sabes que es basura, aunque piensas que es suficiente. Con todo esto sobre la mesa y sin firmar ningún contrato, montas en un avión con destino a un lugar desconocido, con un idioma extraño y a una pensión que poco sabes de ella. Para algunos una aventura, para otros una auténtica majadería. Para mi, la única oportunidad de seguir adelante.

Si esto te lo cuenta una persona de la calle, más bien piensas que te está tomando el pelo. Ya que parece, que una persona de la calle no pueda tener este tipo de información ni sea una fuente fiable. Pero si te lo dice una empresa de recursos humanos (o más bien, inhumanos) ya suena algo más creíble. Pensión completa, Wifi, transporte, habitaciones para dos personas y baño privado, novecientos euros de salario y horas extras voluntarias. De Lunes a Viernes, ocho horas diarias. Para ser un trabajo de fábrica, a priori, las condiciones son muy recomendables, ¿O no?. A mi me parecieron suficientes para alargar mi vida independiente.

Cuando llegué allí todo cambia, y es que desde primera hora te ponen en una pensión que no te habían prometido. Algo que desconcierta saber una vez que has llegado allí al país visitante. En habitaciones de cuatro, cuando estaban prometidas de dos. Las horas extras son “volunta-obligatorias” como nos hace saber la intérprete -sin titulación- que nos guía en esta aventura. Además de ocultarnos que una de las comidas que antes eran parte de la ‘pensión completa’ ya no lo son. Según ellos, porque comemos demasiado. Mejor dormir más para no tener tanta hambre, suponen. El porcentaje de pago de las horas extras es el bruto, por lo que hay que quitar retenciones, o sea, un veintiséis por ciento por ser extranjero.

Al final, para nuestra sorpresa no eran cinco días semanales, más bien eran seis. Ya que los sábados se van a trabajar, al menos tres de cuatro al mes, y los turnos de noche van a empezar los domingos. Como ya dije anteriormente, todo eso por novecientos euros. ¿Fantástico verdad? ¿Quién no soñó con que una empresa te gestionase tu vida de esa forma y viviésemos para trabajar?

 

¿Nos vamos a Holanda? Recursos inhumanos pt 2

Para colmo, en mi nuevo movimiento por cambiar de ese aire turbio que se respira en el sur de España, en el que el trabajo es irregular y difícil de encontrar, decidí aventurarme en otra, pero esta vez en un país, a priori, más próspero, como es Holanda. Sin embargo, un holandés tendrá esas ventajas que cuentan en redes sociales, pero un español sin una titulación específica, no tendrá esa suerte. ¡Y eso que somos parte de Europa!

El contrato es de 0 horas, como lo lees, CE-RO. En algunos casos te prometen horas mínimas, por lo que podrás cubrir tus mínimos gastos. Al menos así lo hicieron al principio. Lo que jamás pensaría uno es descubrir las “nóminas negativas”. Y es que, tras sentir que nos ‘tomaron el pelo’ la primera vez, en esta, fuimos más cautos. Preguntamos, preguntamos y volvimos a preguntar. Tras ser testigos de varias experiencias malditas de algunas personas que desgraciadamente se vieron allí… No fuimos capaces siquiera de acercarnos al país de los tulipanes o la marihuana.

“Un compañero huyó campo a través porque en su nómina ponía que debía dinero a la empresa”

De hecho, una persona que estuvo allí en su tiempo como estudiante, ahora abogado, me pidió que le enseñase el contrato que me ofrecieron a mi, la ETT en España (un pre-contrato sin ninguna validez allí) y se sorprendió. Según él me dijo, que interpuso una demanda y analizaba en un trabajo junto a otras personas esto que estaba ocurriendo allí, era el peor contrato que había visto nunca. Ya que ese contrato no me aseguraba al mes ninguna hora. Por lo que, como tenía que pagar por mi cama 400€, más seguro 90€ y transporte 100€, podía verme un mes que debía un total de 590€ por no haber realizado ninguna hora en la empresa.

Como podéis ver en el contrato que publicamos, especifica: “trabajo flexible” el cuál “se prolongará semanalmente” de tal forma que no podrás adquirir una vivienda por ti mismo, porque en Holanda te exigen tener un trabajo estable con un contrato laboral de 1 año mínimo. Las imágenes que nos mandaron desde la compañía era de bungalows. Según un chico que estuvo trabajando “en las imágenes no se refleja el frío que entra“.

Así, sin tapujos. Para mostraros esto, os dejo la imagen de mi contrato en el artículo.

Jay Rivas
About author

Productor Audiovisual a tiempo parcial y director de Mescénico.
Related posts
OpiniónSociedad

Clic derecho, eliminar el concepto de autoayuda

OpiniónSociedad

La guerra del taxi contra la opinión pública

CienciaSociedad

Las dietas milagro: Ni dieta, ni milagro.

OpiniónSociedad

Ojalá, nunca lo encontréis en linkedIn.

Suscríbete para mantenerte informado de las últimas noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *